La era del “recurso robótico” está comenzando

La era del “recurso robótico” está comenzando

En la actualidad, la inserción de robots en las labores que deben realizar las personas es un hecho. Existe un sinfín de casos que pueden verse y existen otros también que surgirán a lo largo de estos años que supone una nueva era en que se utilizara el “recurso robótico”. Por Ingrid Núñez.-

¿Robots haciendo el trabajo que puede hacer una persona o, una persona haciendo el trabajo que puede hacer un robot? Esta interrogante nos da lugar a la reflexión, ya que hoy en día podemos encontrar noticias sobre robots que son utilizados para tareas en las que se desempeñaba una persona, provocando a las empresas abaratamiento de costos, un uso del personal humano en cuestiones relevantes, entre muchas otras ventajas.

En relación al sector que nos interesa, el turístico, se puede ejemplificar lo anterior con el robot botón que está siendo empleado en la cadena de hoteles Starwood, los robots mozos de China que son utilizados para servirle a los clientes, el robot acomodador de equipaje con el que dispone un hotel de New York y así podríamos seguir ejemplificando con diferentes casos de la actualidad y los que están por surgir. Pero lo cierto es que, a pesar de facilitarle a las empresas el tener que lidiar con el recurso humano y disminuir los costos en relación a la contratación de empleados, la utilización de estos androides puede provocar otros efectos negativos.

Robot portero en el hotel Pengheng Space Capsules de ChinaSupongamos que una persona de una edad adulta llega a un hotel, y el robot botón lo recibe, tomando sus maletas y se dirige a la habitación del huésped. Puede ocurrir que el cliente esté esperando otro tipo de reacción, una reacción que solo obtendrá con una persona humana ya que el robot no puede reaccionar amablemente, con un gesto cordial que haga sentir al cliente en un ambiente hospitalario. Obviamente que también están involucrados otros factores para tener un ambiente con esas características pero el punto está en que las personas se podrían sentir más cómodas si al ingresar al lugar se encuentra con una persona humana. Si bien, las personas de esta generación están mucho más relacionadas con la tecnología, conviviendo con ella día a día, los grupos humanos de generaciones pasadas podrían sufrir este gran cambio. Por esto, está en duda si la utilización de los robots inteligentes son una buena opción a la hora de atender a los clientes con dichas máquinas.

En definitiva, es inevitable que se introduzca este nuevo “recurso robótico” a las empresas turísticas tanto por los beneficios que esto supone como por cuestiones culturales, puesto que si no lo emplean quedarán fuera del mercado y de la realidad que los rodea. Entonces, la planificación teniendo en cuenta la segmentación del mercado es una variable que debe estar presente sin lugar a duda a la hora de emplear este recurso.